Detenido en Alemania un niño de 12 años por intentar estallar una bomba en un mercado navideño

El menor, alemán de origen iraquí, puso una mochila con una bomba de clavos casera en el mercado de Navidad de Ludwigshafen, pero el detonador no funcionó.




Sin duda la jornada de ayer contribuirá a incrementar aún más, si cabe, el temor de la población alemana a convertirse en blanco de un atentado yihadista. La Fiscalía Federal, encargada de los delitos de terrorismo, anunció la apertura de una investigación contra un niño germano-iraquí de apenas 12 años que presuntamente intentó detonar una bomba en un mercadillo navideño de su ciudad, Ludwigshafen, situada en el suroeste del país. 

Según la revista Focus, el menor ha nacido en Alemania, está «fuertemente radicalizado», tras haber sido captado o inducido por un «miembro del Estado Islámico» probablemente a través de Internet, e incluso planeaba unirse este verano a la milicia yihadista en Siria.
Todo comenzó el pasado 26 de noviembre, cuando los mercadillos navideños del país abren sus puertas y la afluencia de público es mayor. Al parecer, el niño depositó un bote de cristal con una mezcla «altamente explosiva» de fabricación casera, pero el artefacto no llegó a prender, tal como explicó el portavoz de la Fiscalía de Frankenthal, Hubert Ströber.

Una acción que volvió a repetir el 5 de diciembre, salvo que en esta ocasión colocó la bomba dentro de una mochila fijada con clavos y la escondió entre los arbustos de un centro comercial próximo al ayuntamiento de Ludwigshafen. Sin embargo, un transeúnte sospechó y avisó de inmediato a la policía, que obligó a evacuar y cerrar la zona de forma temporal.

El acusado, que aún no ha cumplido la edad mínima para ser juzgado penalmente, ha sido entregado a los servicios sociales con el permiso de sus padres. El Ministerio de Justicia insiste en que su juventud no implica que «no exista culpabilidad» ni sanción posible. Entretanto, el caso ha conmocionado incluso al Gobierno de gran coalición, cada vez más preocupado por el aumento constante de las radicalizaciones de menores, sobre todo en las mezquitas del país.

El último caso ocurrió hace solo unos días en el estado federado de Baden-Württemberg, donde las autoridades detuvieron a dos jóvenes de 17 y de 15 años, acusados de preparar atentados con trasfondo islamista. Aunque el precedente que tuvo mayor resonancia mediática data de julio, cuando un refugiado afgano de 17 años atacó con un hacha a varios pasajeros de un tren regional en Baviera, hasta que fue abatido por la policía. «Naturalmente es una información que horroriza», concluía ayer el portavoz de Angela Merkel, al tiempo que pedía que <<la investigación siga su curso>>.

Fuente

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s