El mapa que hace creer a los texanos que el ejército de EE.UU. los va a invadir

Hasta 1.200 militares de cuatro ramas de las Fuerzas Armadas participarán en el simulacro. Así se plantea el conflicto: Texas y Utah, estados enemigos; California, Nevada y Colorado, aliados, Nuevo México y Arizona, neutrales. Los insurgentes tienen un bastión en un área del sur de California, que incluye las cruciales ciudades de Los Ángeles y San Diego.

  


En realidad esto es solo un simulacro que llevarán a cabo este verano las fuerzas armadas de EE.UU., pero usuarios de internet y comentaristas conservadores han alimentado la idea de que se trata de un plan oculto para tomar militarmente el sur del país.

  

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó a la guardia estatal que monitoree a los soldados que participen en el ejercicio.

La paranoia la desató la filtración de un mapa de colores que define a Texas y Utah como estados “hostiles”.

En principio parecía la habitual teoría conspirativa que circula por las redes, pero la cosa ha llegado a mayores.

“Es importante que los texanos sepan que su seguridad, derechos constitucionales, propiedad privada y libertades civiles no serán lesionados”, ha dicho Abbott en una carta al general mayor Gerald “Jake” Betty, comandante de la guardia.

La paranoia la desató la filtración de un mapa de colores que define a Texas y Utah como estados “hostiles”.

El simulacro se denomina Operación Jade Helm 15, uno de los mayores ejercicios militares de EE.UU. en su propio suelo.

Hasta 1.200 militares de cuatro ramas de las Fuerzas Armadas participarán en Jade Helm, que durará tres meses, del 15 de julio al 15 de septiembre, y se extenderá a lo largo de siete estados.

El ejercicio pretende reproducir un escenario posible en países extranjeros.

La topografía de la región elegida es ideal por su similitud con zonas de combate extranjeras, según el Pentágono.

El gobernador Abbot, republicano, no se cree nada de esto. Esta desconfianza en el gobierno federal es común en muchas partes de Estados Unidos, pero en el estado de Texas es de unos niveles muy marcados.

Texas, que fue un estado independiente de 1836 a 1846, tiene una identidad muy fuerte. Una cosa une a los 26 millones de texanos, según el periodista de la BBC Gary O’Donoghue: “Nadie puede meterse con Texas”.

Por ello la idea de que las fuerzas armadas planean una invasión, o la introducción de la ley marcial, ha sido creída por muchos. Pero como O’Donoghue apunta, lo que nadie parece haber reparado es que Texas alberga a uno de los mayores contingentes militares de todo el país.

Un ejemplo es la base de Fort Food, cerca de la ciudad de Waco, donde 45.000 militares en activo están estacionados.

Rick Perry, sucesor del gobernador Abbot, cargó contra él este martes por desconfiar de las fuerzas armadas.

El gobernador Abbott ha sido muy criticado, incluso por miembros de su propio partido político. Se esperaba que desmintiera las teorías conspiratorias, pero en su lugar, las avivó.

Su predecesor en el cargo, Rick Perry, arremetió contra él este martes por desconfiar de las fuerzas armadas, una de las instituciones sagradas para muchos conservadores en EE.UU.

“Está bien cuestionar a tu gobierno. Yo lo hago a menudo. Pero el ejército es algo distinto”, le dijo Perry al diario Dallas Morning News. “Nuestras fuerzas armadas son de mucha confianza. A los líderes civiles los puedes cuestionar siempre, pero no a los hombres y mujeres de uniforme”.


A Abbott se le ha unido un coro de voces célebres.

El actor Chuck Norris, de 75 años, conocido por su papel en la serie Walker Texas Ranger escribió una columna en la web WorldNetDaily en la que acusa al gobierno federal de no ser trasparente respecto a Jade Helm 15.

  

“El gobierno estadounidense dice ‘es solo un ejercicio de entrenamiento’. Pero no estoy seguro de que la palabra ‘solo’ haga alguna referencia a la realidad cuando el gobierno la usa”, dijo Norris.

El aspirante a la candidatura republicana en las elecciones de 2016 Ted Cruz dijo que entiende a quienes tienen dudas porque, según él, el gobierno federal no ha demostrado ser de confianza.

“La consecuencia natural es que muchos ciudadanos no crean lo que está diciendo”, dijo Perry.

El actor Chuck Norris escribió una columna en la web WorldNetDaily en la que acusa al gobierno federal de no ser trasparente respecto a Jade Helm 15. El Pentágono ha tenido que desmentir los rumores, tras la petición de Abbott a la guardia estatal de Texas.

Este tipo de simulacros en terreno estadounidense son frecuentes, según el teniente coronel Mark Lastoria.

“La operación Jade Helm 15 será llevada a cabo por estadounidenses, específicamente por personal de las fuerzas especiales estadounidenses”, dijo Lastoria. El propio Lastoria se desplazó a Bastrop, a unos 50 kilómetros de Austin, para reunirse con los residentes y tranquilizarles. Les aseguró que el impacto en sus vidas del simulacro será mínimo.

En la ciudad de poco más de 7.000 residentes, participarán 60 militares, dos vehículos Humvees y un tanque de agua. “Pueden tener problemas con el gobierno federal. Pueden tener problemas con la administración. Me parece bien”, dijo Lastoria, según el diario Austin American-Statesman. “Pero esta institución ha estado con ustedes por más de 240 años. Punto y final”.



Link

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s