La tumba de Solimán Schah, el enclave que podría desencadenar una guerra

El pasado día 27 de marzo Turquía se levantó con la noticia del veto que su gobierno había impuesto a Youtube, prohibiendo el acceso al servicio de alojamiento de vídeos desde todo el territorio turco. La razón del veto era la publicación de unas conversaciones privadas entre mandos de alto nivel del ejército turco en las que, entre otras cosas, se discutía la posibilidad de organizar una operación de falsa bandera para intervenir en la guerra civil siria. La operación que se planteaba era fingir un ataque por parte de fuerzas sirias contra la tumba de Solimán Schah, un lugar de altísimo valor simbólico para los turcos, y que tiene la particularidad de que pese a ser un territorio controlado por Turquía (como atestiguan los soldados que lo custodian y las banderas que ondean en el monumento) se encuentra en Siria, a más de treinta kilómetros de la frontera turca.

erete

Pongámonos en antecedentes. La guerra civil de Siria es probablemente el más cruento, atroz y espantoso de todas los conflictos arados activos en el planeta, que por cierto son unos cuantos. Siria es vecino de Turquía, que apoya poco disimuladamente a los rebeldes antigubernamentales sirios; por otra parte también es miembro de la OTAN. Por su parte el régimen de Al-Asad tiene entre sus apoyos a Rusia, lo cual hace que la guerra se desarrolle en los despachos de los ministerios y los salones enmoquetados de las embajadas en la misma medida que los combates que se libran en las calles y los caminos. Algo común a todas las guerras, por otro lado. Pero como dicta la Ley de Murphy, todo es susceptible de empeorar. Uno de los escenarios más temidos es la internacionalización del conflicto. Más de medio millón de refugiados sirios en el lado turco de la frontera, con incidentes de todo tipo y la crisis humana que ello supone ponen a Turquía en una actitud algo más beligerante de lo que sería recomendable. También hay que tener en cuenta que Turquía, otrora un imperio, no ve con malos ojos la posibilidad de intervenir en la guerra civil de sus vecinos y ganar peso como potencia regional en el avispero que viene siendo Oriente Medio desde que el mundo es mundo. Y ya desde los inicios de la guerra civil Turquía había advertido sobre el peligro de un ataque a la tumba.

Homs

La ciudad de Homs, arrasada por la guerra 

¿Y quién es ese tal Solimán? ¿Y por qué su tumba tiene un estatus tan raro? Solimán Schah (en turco, Süleyman Şah) fue un tipo que vivió en el siglo XIII. Su vida tampoco tiene demasiado interés salvo por el hecho de que fue el padre de un tal Ertuğrul. Cuya biografía, siendo sinceros, tampoco es de especial relevancia para la Historia de la Humanidad salvo por el detalle de que fue el padre de Osmán I, el cual, ahora sí, es relevante para la Historia como fundador del Imperio Otomano en el año 1299. Hablamos, pues de la tumba del abuelo del fundador del Imperio Otomano, que dejó de existir como tal, por cierto, hace casi un siglo.

Osman

Osman I (1258-1326) según una miniatura creada tres siglos después de su muerte.

¿Y por qué está la tumba del abuelo del fundador del estado predecesor de la actual Turquía en territorio sirio? Es fácil: el actual territorio de Siria fue parte del Imperio Otomano hasta el siglo XX, cuando le fue entregado a Francia tras la derrota turca en la I Guerra Mundial. De hecho, la peculiar situación de la tumba de Solimán se debe al Tratado de Ankara, firmado por Turquía y Francia en 1921. En el artículo nueve del breve tratado podemos leer que la tumba de Solimán permanecerá como propiedad (propriétéde Turquía y que este país tendrá derecho de poner una guardia militar e izar su bandera. Eso sí, en ningún momento se menciona la palabra “soberanía” (souveraineté), por lo que me inclino a pensar que pese a que absolutamente todas las fuentes,Wikipedia incluida, lo mencionan como un enclave soberano turco en Siria, lo cierto es que se trata más bien de un estatus de extraterritorialidad algo sui generis. De hecho, las declaraciones de los ministros y el presidente turcos referentes al enclave (que a día de hoy custodian 25 soldados) casi siempre son en los mismos términos: “Turquía considera la tumba como territorio propio”. Si realmente lo fuera no haría falta explicarlo.

soliman2

Vista del pseudoenclave en el Eúfrates. Debajo, localización dentro de Siria de la tumba.

soliman_map

A todo esto, cabe hacerse una pregunta: ¿Por qué está enterrado precisamente ahí el abuelo de un señor del siglo XIII? Ya que estamos, ¿realmente está enterrado ahí desde hace ocho siglos? Bueno, la historia, como todo lo que tiene que ver con orígenes remotos y ancestrales de patrias, es un tanto confusa. Pero en este caso la respuesta es muy simple: No. Solimán Schah no está allí. Ni lo ha estado jamás. En realidad el emplazamiento actual de la tumba no es el original. La tumba original estaba en un castillo situado setenta kilómetros al sur, el conocido como Qal’at Ja’barSegún la leyenda (y es exactamente eso, una leyenda), Solimán Schah se ahogó en el Eúfrates a la altura del castillo mencionado anteriormente, pero no había ni hay pruebas históricas de ello, ni registros, ni restos, ni tumbas, ni nada. En el siglo XIX, o sea, setecientos años después de su muerte, el Sultán Abdülhamid II, que reinó entre 1876 y 1909, mandó construir unos sarcófagos en el castillo para que la realidad coincidiera un poco con la historia. Pero por supuesto dentro de esos sarcófagos no está el abuelo de nadie del siglo XIII.

soliman_mapa

Vista aérea del lugar, que apenas alcanza los 10.000 metros cuadrados (si lo consideramos como enclave soberano, sería uno de los más pequeños de la Tierra). Debajo, el exterior y el interior del mausoleo.

soliman5

soliman6

La cosa no acaba aquí: en los años setenta se construyó la presa de Taqba, lo que provocó la formación del Lago Al-Asad. Este lago artificial convirtió la colina donde se alza el castillo de Qal’at Ja’baren una isla, y amenazó seriamente la superviviencia de la tumba. Así que Turquía y Siria alcanzaron un acuerdo cuando menos sorprendente, que fue mover la tumba y el enclave setenta kilómetros al norte en el curso del Eúfrates, siendo este el único caso conocido hasta hoy de traslado de un enclave de un país dentro del territorio de otro. La pregunta que surge es: si tan rematadamente importante es el tal Solimán para los turcos, ¿por qué no se llevaron la tumba – falsa, por otra parte- a su país?

soliman3

Guarnición turca en la tumba de Solimán Schah 

 

 

http://adf.ly/mpx34

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s